Bienvenidos...

El presente blog ha sido creado como parte de la Cátedra Ciberperiodismo de la Universidad Católica Cecilio Acosta (UNICA) en Maracay, cuya finalidad es la de utilizar una herramienta como el blog para plasmar temas de interés relacionados con el ámbito periodístico, de manera que podamos poner en práctica los conocimientos adquiridos en la misma y al mismo tiempo, ofrecer a los usuarios del cyberespacio, un lugar en el que puedan satisfacer su necesidad de información en torno a determinados temas del área.
Es por ello que hemos querido poner a su disposición una breve pero precisa información acerca del Género Documental. Esperamos sea de su agrado y utilidad. ¡Bienvenidos!

lunes, 21 de noviembre de 2011

El Guión en el Documental. Definiciones e Importancia.

El Guión según Frank Baíz

Para Baíz, el guión, o una construcción del mismo, surge de la fusión entre la creación libre y espontánea sometida a ciertos lineamientos metódicos, que como bien él cita “incorpore algo del léxico y del rigor que es propio de la actual investigación humanística, en las áreas de la semiótica literaria y el psicoanálisis”, esto con la finalidad de obtener un producto final en donde el análisis y la creación confluyan armónicamente para dar vida a una obra.

En ese sentido, Baíz considera que existen tres elementos básicos o claves para la construcción de un guión, como lo son: el personaje, la acción, y el conflicto, conjugados de manera tal que logren fundamentar las bases de la estructura dramática.
    
En cuanto al personaje, el autor considera que el mismo puede ser concebido desde varias perspectivas. La esencialista, destacando sus atributos o cualidades, definido por su ser, por lo que ha sido su vida, lo que él es física, psicológica y emocionalmente. La dinámica, en donde éste se entiende como un conjunto de actividades y transformaciones unificadas en una representación, su evolución, crecimiento, como base que le da un sentido o una significación al mismo, a medida que este se va representando.

Asimismo, y según los cánones de la dramaturgia desde la antigüedad, el personaje debe poseer cierta autonomía que le brinde la fuerza necesaria para crearse y recrearse dentro y durante la trama, aspectos tales como una única línea de pensamiento, actitudes, la producción de diálogos personales, la coherencia en el sentido de conservar una identidad o carácter en el proceso de sus transformaciones de menor índole.

Finalmente, otra forma de afrontar al personaje dentro de una trama, lo vincula directamente con ese otro elemento que Baíz considera esencial, como lo es la “acción”, al abordar aspectos tales como la motivación, intención, objetivo, condición, aspiración lo social y la fuerza de voluntad que le permiten al personaje irse desarrollando, evolucionando a la par que se desarrolla la acción, la trama del film, haciendo posible la construcción de una acción creíble.
    
En cuanto a la acción, el autor estima que a pesar de que la misma es uno de los elementos al que más se le presta atención y que se considera el eje sobre el que giran los demás elementos, es sin embargo, el que menos rigor merece en su tratamiento. Y es que el mismo considera que la determinación de una acción rápida o lenta, intensa o tenue depende más de lo que Baíz define como “la intuición del escritor, a un sentido común que decidirá, en último término, cuando hay acción y con qué intensidad ésta se presenta”.

Sin embargo, en cuanto a la teoría de las acciones dramáticas, existen una serie de elementos basados en ciclos dentro de la trama que se construyen desde una exposición, un ascenso, un momento de choque y un clímax, que se articulan entre sí dentro de la estructura dramática para ir construyendo su desarrollo de forma armónica y rítmica, regulando la intensidad de la acción y su desenlace.

Por su parte, el conflicto, según nos refiere Baíz acerca de lo que estipulan los manuales de dramaturgia, “es oposición de fuerzas contrarias, de voluntades y obstáculos” y por ende resulta de fácil identificación. Sin embargo, el conflicto dramático, para constituirse como tal, debe poseer intensidad, refiriéndonos a la energía y contundencia de esas fuerzas en oposición. Equilibrio, garantizando que ambas fuerzas antagónicas entren en competencia en igualdad de condiciones. La posibilidad de permanencia a lo largo de la trama, y finalmente la necesidad de que cada elemento contrario se defina uno con relación al otro, estableciendo una especie de simbiosis en donde el uno no podría existir o tener fuerza sin el otro.
    
Finalmente, y a pesar de que para otros autores existen otros elementos que destacar, Frank Baíz considera que todos ellos (historia, etc.) se apoyan y desenvuelven en torno a estos tres elementos principales que son los que dan cuerpo a la historia en sí misma.


El Guión según Robert McKee

Según McKee, todo deviene del arte de contar historias, citando las palabras del crítico Kenneth Burke, quien refiere que “las historias son el equipaje de la vida”, basando su importancia en el sentido de que sin alguien que cuente las historias, lo que ha pasado, las experiencias, anécdotas, etc., la vida no se podría vivir y que es principalmente el saber contar una historia lo que hace la diferencia, y no la historia en sí misma.

Partiendo de ese punto, McKee define la realización de un guión como el arte de crear y recrear historias de modo tal que quien las vea se sienta identificado con ellas. En ese sentido, se refiere a los elementos de significación de un hecho, la carga emotiva, psicológica, sensorial, etc., que se le adjudica a la historia, es por ello que McKee resalta el hecho de que no se trata solo de contar una historia, real o ficticia, sino de conjugar los elementos de la intención, motivación, argumentación, entre otros, para lograr un producto atractivo para su consumo.

El autor puntualiza que al crear el guión de una historia, el autor  debe buscar crear un clima atractivo en donde esa historia es enriquecida con el drama, el conflicto, los detalles que dan vida a cada personaje o situación, la posibilidad cierta de enriquecer a cada personaje, permitiéndole evolucionar y crecer, así como la posibilidad de generar nuevos escenarios y situaciones, que en definitiva son los que darán el matiz deseado a cada historia, haciéndola única.


El Guión según Doc Comparato

Comparato estima que “una buena realización de cine o T.V. comienza necesariamente por el guión”, y es que éste viene a representar la base sobre la cual puede descansar con éxito el resto de la producción, además de que resulta más económico gastar el papel que malgastar en material y horas de grabación.

Para éste autor, “el guión es la forma escrita de cualquier espectáculo audio y/o visual”, lo cual incluye teatro, cine, televisión, radio, entre otros. Para él, un guión debe poseer tres características esenciales: Logos, Pathos y Ethos.

Logos, referido a la palabra, el discurso, la forma que daremos a los argumentos del guión. Es la estructura verbal de un guión, la forma escrita de cómo se desarrollarán los hechos y se describen los personajes y acciones.
Pathos, se refiere al drama humano, es decir, a la vida misma, la acción, el conflicto diario generando los acontecimientos.

Y Ethos, que se refiere a la ética, la moral. Allí se encuentra implícito el significado de la historia, sus implicaciones morales, políticas, ideológicas, emocionales, etc. Es el contenido de la historia, la esencia de la misma, lo que se quiere decir o contar, el mensaje, la intención.

Finalmente, podría acotar como mi aporte personal, que el guión viene a constituir el bosquejo escrito que sirve de guía para la construcción de una historia u obra de tipo audiovisual. Es la forma organizada de crear una obra de forma detallada para su posterior cristalización en algún medio audiovisual, es en síntesis una guía técnica y literaria para la realización de una obra.
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario